El otro día fui a cenar a un restaurante que me encantó. No solo probé platos exquisitos y pasé un rato estupendo en buena compañía, sino que la decoración me pareció muy divertida y original. Mi primera impresión al entrar fue que era un sitio muy ecléctico. Muchos contrastes dorados, sillas y sofás retro, con respaldos altos y desproporcionados, y algunas vitrinas con figuras en el interior. Concretamente, mi mesa estaba al lado de una vitrina con tres caniches de color. No pude dejar de mirarlos toda la noche.

Caniche rosa fucsia de poliresina

Caniche rosa fucsia de poliresina

Siempre ha sido una raza de perro con mucho glamour, relacionado con los reyes, príncipes y damas francesas de la alta sociedad. Incluso se conoce como una de las mascotas de Marilyn. Con su aspecto estilizado, su corte de pelo con pompones, en la actualidad es su imagen se utiliza en decoración para dar un toque retro y al mismo tiempo pop, porque suelen tener colores llamativos y atrevidos.

Caniche blanco de poliresina

Caniche blanco de poliresina

El otro día en la cena me pareció un detalle tan simpático y tan perfectamente integrado en un ambiente tan original y retro, que llevo desde entonces pensando dónde hacerle hueco al fucsia en casa. Y ya se me ha ocurrido, ¿y a ti?