No sé si en casa habréis llegado a tener alguna vez un tocador. Yo me acuerdo que en casa de mis abuelos sí que había uno en la habitación. Yo siempre pensaba que por la noche se repetiría la escena que había visto en mil películas y que ese tocador serviría para que mi abuela peinase su melena no sé cuántas veces antes de acostarse. Eran unos muebles historiados y los recuerdo muy grandes. Si os estáis planteando tener uno ahora, ¿os inclinaríais más por un tocador funcional o tocador vintage?

Tocador clásico bicolor

Tocador clásico bicolor

Y es que obviamente hay que tener espacio en el dormitorio para tener un tocador, aunque lo bueno de que estén de moda de nuevo es que existen infinidad de opciones. Los tocadores se reinventan, se quedan con su concepto y su función, pero se organizan con otros muebles más funcionales: baldas, escritorios, etc. Y es que si hablamos de funcionalidad, un tocador no es más que una mesa con cajones, un espejo, un punto de luz y una silla. Esta simplicidad de formas le va perfecto al estilo nórdico o incluso industrial.

Tocador

Tocador

Si por el contrario sois más de los tocadores de toda la vida, bien porque os guste un estilo más clásico, porque tengáis un dormitorio rústico o porque os guste el punto vintage, también existen muchas opciones. Os dejo algunos ejemplos.

Si tenéis problema de espacio y tenéis que obviar la silla, podéis sustituirlo por un mueble joyero. Estos ocupan menos y tienen infinidad de compartimentos para tener todo bien organizado. Puede ser una gran opción.

Mueble joyero

Mueble joyero