Ahora en verano me estoy dando el lote de taburetes altos. Me encantan. En las terrazas, en los chiringuitos, la verdad es que me gustan de todos los materiales y colores. Lo reconozco: soy adicta a los taburetes altos.

Taburetes altos

Taburetes altos

Es un elemento muy asociado a bares, a hostelería, y es cierto que hace un tiempo, fueses donde fueses, todos eran prácticamente iguales, era muy raro verlos como un elemento decorativo. Pero últimamente, estos asientos tienen la misma o más importancia que otro mueble que da imagen al bar: que es de estilo clásico, el banquito también lo es. Que es de estilo industrial, que es un poco más chill y llamativo, que es más rural… siempre hay uno adecuado a esas necesidades que da un toque decorativo también al exterior.

Taburete de plástico transparente

Taburete de plástico transparente

La funcionalidad prima por encima de todas las cosas. Seguramente recordaréis algunos muy incómodos hace tiempo, pero ahora es cierto que se ha avanzado mucho en esto y se han añadido cualidades que los hacen más cómodos: respaldos, cojines, asientos tapizados, rasgos más ergonómicos.

Taburete alto acero y similpiel

Taburete alto acero y similpiel

Como no podía ser de otro modo, estos taburetes dieron el salto a las casas. Con tantas opciones de diseño puedes elegir la que más se ajuste. Es muy común verlos integrados en una cocina con isla, o con barra. Dan una sensación de asiento auxiliar, en el que te puedes sentar un momentito y levantarte a revisar el horno, que estás a una altura donde controlas tus fogones. Sobre todo, y lo que más me gusta: el aperitivo previo a la cena con amigos en casa. Por si tienes mi adición, te dejamos un enlace con una buena selección.

Taburete Eames rojo

Taburete Eames rojo