Hola, soy Mateo y me encantan los sorbetes. Como postre y entre platos. Todos. No sé si es mi mejor presentación para los que no me conocéis, pero es una gran verdad. ¿Que a qué viene esta receta hoy? Pues yo es que funciono mucho a corazonadas en la cocina, a lo que me apetece, y el otro día estuve en una boda y durante la cena nos sirvieron un sorbete de mango que eclipsó algún otro plato. Hoy he abierto mi despensa y he cogido un cava brutal que tengo del Mercado. Y nada, aquí va mi propuesta de sorbete de mango y cava para celebrar cualquier cosa.

INGREDIENTES (depende las copas que te puedas tomar, multiplica las proporciones)

  • 2 mangos
  • 2 mandarinas
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Un cava impresionante (tú decides cuánto, a mí me gusta fuertecito)
Sorbete-de-mango-y-mandarina

Sorbete de mango y mandarina

ELABORACIÓN

Mi truco está en congelar la fruta -ya troceada- para que al batirla en la batidora ya tenga un puntito glacial -como la cerveza, jajaja-. Está comprobado que no pierde vitaminas y lo mejor de todo, un día troceo y varios voy descongelando -economía de medios-.

Hago trocitos pequeños, congelo y echo en el vaso de la batidora junto con el azúcar y un poco de cava. Si quieres, puedes probar el cava antes, yo lo hago. Por comprobar, ya me entendéis. Se va batiendo y se va añadiendo cava si lo veis seco o si os gusta un poquito más cargado como a mí.

Luego, pues cogéis un vaso chulo o una copa preciosa, ya depende de si es para tomarlo tirado en el sofá celebrando que ponen tu peli favorita o en compañía. En este último caso, troceadle un poquito de mango por arriba y un poquito de menta ;).