Hoy os quiero hablar de otra de esas combinaciones que me encantan. Esta vez no se trata de distintos materiales que casen bien, sino de distintos colores o acabados. Seguro que habréis visto últimamente la combinación de maderas y blancos en muchos elementos decorativos y muebles. Es una unión que coge lo mejor de cada una de ellas -que ya son maravillosas por separado-. Así que si no te decides por acabado madera o blanco, combínalos.

Mesa de café acabado madera y blanco

Mesa de café acabado madera y blanco

Como ya sabéis, soy una gran defensora del blanco, del minimalismo. Este color aporta luz, equilibrio, y hace los espacios más amplios. Por otro lado, la madera aporta calidez, hace los espacios acogedores y da sensación de durabilidad. Cuando digo que esta combinación coge lo mejor de cada una es cierto, ya que se consiguen espacios muy luminosos y amplios pero se evita sensación de frialdad o de desangelamiento. Para aquellos que no termináis de decidiros por el minimalismo en extremo, porque os parece más un espacio expositivo que un hogar, podéis añadir unos toques de madera y todo cambia.

Aparador madera natural y blanco

Aparador madera natural y blanco

Con este artículo voy un poco más allá. No os hablo de combinar en casa algunos muebles blancos con algunos muebles de madera, o algunos muebles de madera con objetos decorativos y textiles en blanco, que también. En este artículo os hablo de los muebles que en sí mismos combinan los dos colores. Estructura por un lado y cajones o puertas por otro, por ejemplo. Es la unión en un mismo elemento que hace cálido inmediatamente la estancia donde lo colocas.

Vitrina madera natura y blanco

Vitrina madera natura y blanco

Existen distintos tonos de madera. A mí, personalmente me gustan mucho los tonos naturales claros, pero es posible combinarlo con tonos más oscuros, siendo el blanco el que le aporta la claridad que necesita el mueble y el espacio. Como podéis deducir, esta combinación sería básica en espacios rústicos, más tirando a Shabby Chic, y siempre con madera clara podría ser un ejemplo de estilo nórdico muy particular. No dejéis de probarlo en casa y ya veréis la diferencia en vuestros espacios.