Dicen que las cosas más regaladas por San Valentín siguen siendo las flores. Seguidas de los bombones, peluches, corbatas o lencería. No sé si sois muy de regalar, pero eso no implica que sin esperarlo os hagan un regalo. Si sois perfeccionistas en la decoración, no podéis pasar por alto el 14 de febrero. Mi recomendación: que no os coja San Valentín por sorpresa.

Habitación perfecta para un desayuno en la cama

Habitación perfecta para un desayuno en la cama

Si definitivamente lo más regalado siguen siendo las flores, no puede faltar algún jarrón vacante para ese día. Os confesaré que alguna vez me he visto sorprendida por un ramo de flores y he tenido que meterlo en una jarra de agua -o de gazpacho, lo cual lo hace muy almodovariano-. Eso no puede pasar. Busca el estilo que mejor te vaya con tus muebles y el ambiente general de casa, piensa en un ramo grande, pero piensa también en que te regalen una sola rosa. Déjalo a mano por si acaso.

Jarrón de cristal rojo

Jarrón de cristal rojo

Si sois más golosos, supongo que optaréis por regalar o conseguir que os regalen cajas de bombones y incluso mejor: un desayuno a la cama aprovechando que este año cae en domingo. En ese caso, no os olvidéis de poner el nórdico bonito y almohadones por si hacéis la foto para Instagram de vuestro regalo de San Valentín. Si sois más nocturnos, en vez de un desayuno seguramente sorprenderéis u os dejaréis sorprender con una cena romántica. ¡No os olvidéis de las velas ni de los portavelas!

Portavelas metálico dorado

Portavelas metálico dorado

Ya sabéis que nos gusta hacer queOs dejamos una selección de algunas de esas cosillas que pueden venirte bien para que San Valentín no llegue por sorpresa. Y si te toca regalar, ¡mira qué buenas ideas!

Caja de bombones belgas con forma de corazón

Caja de bombones belgas con forma de corazón