Ya hemos hablado alguna vez de lo socorridos que son los puffs en casa. Como banquito extra pero también como minimesa auxiliar improvisada. Los tienes dentro de casa y en un momentito, si hacen falta, los trasladas a la reunión del jardín o de la terraza, y es que los puffs también son para el verano.

Puffs

Puffs

Es posible que tengamos muy asociado el concepto con un estilo árabe, con una decoración más ornamental, con tapizados estampados, etc., pero lo cierto es que hay puffs de prácticamente todos los materiales (piel, mimbre, y hasta resinas), para que puedas adaptarlo a tus necesidades y sobre todo, peguen con tu estilo.

Puff mimbre y metal

Puff mimbre y metal

Si no quieres andar sacando y recogiendo los puffs según la hora del día o según si cae un chaparrón de verano, puedes usarlos directamente de los de exterior, hechos en plástico y de colores sufridos o directamente blancos, que contrastan fantásticamente con el césped del jardín y tienen un mantenimiento muy básico.

Puff de plástico blanco

Puff de plástico blanco

Seguro que además os habéis fijado que en muchos bares de copas o cafeterías también tienen una zona más chill con puffs. Cumplen perfectamente con la función de asientos bajos, con mesitas bajas, y permiten además que puedas moverlo para cambiarte de sitio a lo largo de la noche, y le dan un toque muy dinámico y funcional a la decoración del espacio. Los uses fuera o dentro de casa, en invierno o verano, no dejes pasar esta selección y sus descuentos.