Empieza la temporada de chimenea. Es verdad que ya muchos tenemos calefacción, estufas fantásticas o incluso chimeneas falsas -lo parecen, pero no hay fuego dentro-, pero hay quien todavía conserva -o se ha hecho fabricar nueva- la chimenea. Yo la asocio a casa de mis padres, a Navidad, ese calor tan intenso, ese chisporroteo y ese olor tan peculiar. Si todavía la conserváis en casa sabréis que es un reto decorar alrededor de ella: los dos lados de la chimenea.

Muebles de salón y chimeneaMuebles de salón y chimenea

Muebles de salón y chimenea

Parece que la primera idea es, al igual que pasa con las mesillas de noche en un dormitorio de matrimonio, tener simetría a ambos lados de la chimenea. Pero ahí está el valor de cada uno, romper con el orden y el equilibro, dotar al espacio de más dinamismo y que no sea tan uniforme. Cuidado porque también con las nuevas chimeneas y la nueva forma de construir, ésta puede estar en una esquina o en un lateral, con lo que eliminaríamos de cuajo el problema de la simetría. Puedes combinar aparador a un lado y otro tipo de mueble al otro, integrar la tele, estanterías con libros, etc.

Mueble tv

Mueble tv

Si hablamos de materiales, tampoco debemos dejarnos llevar por la primera corazonada. Parece que una chimenea pertenece a un espacio clásico o incluso rústico. Si ese es el estilo que os apetece, genial, le va como anillo al dedo, pero si es otro estilo, también es posible. Qué me decís si el cassette de la chimenea es de forja, se puede combinar con el estilo industrial y le iría perfecto. O si está empotrada e integrada en un mueble blanco de líneas rectas, el estilo nórdico está llamando a la puerta. Sea como sea, haced que la chimenea forme parte de la decoración de casa.

Velas

Velas

Y por último, se acercan fechas navideñas y la primera intención es decorar la parte superior de la chimenea -la que esconde el tiro-. Pues bien, no lo dejéis solo para el reno o los calcetines de navidad, siempre es un punto importante de la casa, con mucho protagonismo. Probad a colocar un espejo, jarrones, figuras decorativas o unas velas. No os olvidéis que una chimenea es como un lienzo en blanco. ¡A disfrutar de sus posibilidades y del calorcito!