Hay un objeto decorativo que mucha gente asocia a eventos, ocasiones especiales, etc., que es el centro de mesa. Como su propio nombre indica, es algo que ocupa el centro de la mesa. Imaginad una mesa redonda con comensales alrededor -el ejemplo más claro es una boda-, y se decora la parte menos útil, la que queda más lejos de todos y más a la vista.  Pues hoy vengo a convenceros que los centros de mesa no son cosas solo de celebraciones, solo de domingos ni únicamente de mesas redondas, o únicamente altas.

Centro de mesa

Centro de mesa

Un centro de mesa, de una mesa bien posicionada en la estancia, recibe muchas miradas. Miradas tanto de las visitas como de uno mismo, y qué queréis que os diga, a mí me gusta tener mi mesa de delante del sofá, que es baja, con un centro, y por otro lado, la mesa del comedor con otro centro. Siempre que uno habla de centro de mesa se piensa en centro floral -sean o no verdaderas-. Pero no es la única opción -ni la más bonita-. Se pueden usar bandejas sobre las que hacer composiciones de velas y hojas, o simplemente algún objeto tipo jarrón.

Hay que tener cuidado con esta decisión, volvemos a las bodas ¿cuántas veces no habéis tenido que retirar esos centros de mesa para poder hablar con quien estaba justo al otro lado? Ese jarrón o similar no puede ser muy alto, para no interrumplir la visibilidad si se deja mientras se come en la mesa, o para no romper el equilibro si simplemente se tiene encima cuando la mesa no se use. A veces, poner algo muy alto en una superficie tan de paso y accesible, da una sensación de fragilidad y desequilibrio. Por esta razón, os quiero enseñar algunos centros que apoyan mi teoría: son grandes, ocupan espacio, pero no son altos.

Centro de mesa

Centro de mesa

Como siempre, es importante tener en cuenta los materiales para ver si casa con el tipo de mesa, con el tipo de muebles que tenemos alrededor. Muchas veces el cristal o el acabado metálico son las mejores opciones, ya que suelen combinar perfectamente, pero es cierto que un toque étnico, por ejemplo, también aporta gran originalidad. Y un último consejo: no lo uséis como sitio para dejar pequeños objetos inservibles que lleváis en los bolsillos, llaves o cartas del banco. Perderá todo el sentido de centro de mesa.

Centro de mesa de madera de mango

Centro de mesa de madera de mango