Me declaro amante de las estanterías grandes, recias, estables, sin puertas, con todo a la vista. Si además, a esto le unimos que sea de madera y que sus travesaños, tanto verticales como horizontales tengan un grosor importante, tenemos una estantería ideal y además, es la pura definición de una estantería de estilo rústico. Las estanterías rústicas no solo son para el campo. No sólo son para almacenaje de sacos de grano, azadones y demás, y dadle esa personalidad a vuestro salón o estudio.

Estantería rústica

Estantería rústica

Este tipo de estanterías aportan mucha funcionalidad a nuestro espacio -que suele ser algo muy requerido en estanterías-, y al ser de grandes dimensiones cuentan con muchas posibilidades de almacenaje. Pueden usarse desde en el estudio llena de libros o carpetas, hasta en el baño con todas las toallas colocadas por colores, pasando por la estantería del salón llena de marcos de fotos, una buena lámpara y elementos decorativos. Eso sí, es fundamental que sean sin puertas, que se vea la pared a través de ellos, que su propio contenido sea el que aporte el toque decorativo y ella sólo el soporte.

Estantería rústica

Estantería rústica

Además, las tonalidades naturales de la madera permiten adaptarlo al ambiente que tengas creado para ese espacio. Puedes combinarla con todo el espacio de estilo rústico, pero si no lo tienes, puede ir perfectamente en estilo industrial o combinarlo con elementos vintage. En el momento en que se le añade algún complemento como ruedas o remaches, obtienes un perfecto mueble de estilo industrial, o en el momento en que se decapa un poco, se convierte en un mueble vintage. Las estanterías rústicas también son muy versátiles.

Estantería rústica con ruedas

Estantería rústica con ruedas

Recuerda que este tipo de estantería rústica tiene todas las buenas cualidades de una estantería funcional y además, aporta una estética muy particular que le da un punto de sobriedad a la vez que calidez a tu espacio.