Tengo que confesar que a veces entro en algunas casas en reforma mirando al suelo. Lo sé, ni es muy seguro, ni dice mucho de mí como arquitecta -debería pensar en los espacios, intuir las vigas y calcular a golpe de mirada la altura de techo-, pero lo cierto es que hay suelos que llaman toda mi atención, que me atrapan. Son muy coloridos y con motivos que forman patrones. Son las baldosas hidráulicas, el alma de una casa.

Estas baldosas decorativas son de cemento pigmentado, normalmente con un dibujo geométrico, de flores, que van formando un patrón en toda la casa, o en las zonas más nobles. Son originarias de Francia en el siglo XIX, aunque se pusieron bastante de moda en los años 50 o 60 en toda Europa para pavimentos interiores y exteriores en las viviendas. En la actualidad, vuelven a estar de moda -muchas marcas las comercializan-, y aunque estén hechas con materiales nuevos, dan un toque retro muy especial a los espacios.

Baldosa hidráulica

Baldosa hidráulica

Existe una gran variedad de motivos, más geométricos o más orgánicos, e incluso hay valientes que combinan ambos. También en el color hay una paleta muy amplia. Se puede optar por colores más neutros, tonos tierra o incluso otros más alegres que, sin llegar a ser muy intensos -ahí reside la gracia de un acabado algo desgastado, imitando a los originales-, aportan un look retro y divertido muy años 50.

Hay que tener en cuenta que al elegir este tipo de suelos, se convierte en el elemento principal y foco de atención, por lo que hay que ser especialmente cuidadoso con el tipo de mobiliario y decoración con el que se va a conjuntar.

Sofá gris perla muy acogedor

Sofá gris perla

Pueden utilizarse en todos los espacios de la casa, tanto en interior como en exterior. En baños y cocina incluso se puede continuar en algún paramento vertical -como una bañera o el frente de electrodomésticos en la cocina-, poniéndolo también en valor. En otras estancias como salones, dormitorios o estudios, se pueden utilizar para toda la superficie o resaltar una zona específica: la zona de estar, la zona de vestidor, un pasillo. Los muebles que tengamos en ellas, deben dialogar con el suelo, no siendo más llamativos o más recargados que él. Deben tener un estilo sobrio, de líneas rectas, muy sencillas y los colores predominantes deben ser el gris, blanco, beis, madera clara. Elegiría un sofá sencillo y acogedor en tono gris, sillas blancas de polipiel alrededor de una mesa de líneas rectas en el salón; completaría el recibidor con una consola años 50 de patas metálicas; y pondría un cabecero gris ceniza en el dormitorio.

Consola años 50 con patas metálicas

Consola años 50

Finalmente, también cuidaría los complementos como lámparas, textiles o espejos, que ayudarán a conseguir un estilo uniforme y compensado entre todos los elementos. Lo cierto es que si tenéis opción, es una gozada contar este tipo de baldosa hidráulica en los espacios de vuestra vivienda, cafetería, tienda con encanto, pero sobre todo, no perdáis la oportunidad de disfrutar teniéndolo en cuenta como un elemento decorativo más a la hora de escoger los muebles.