Desde hace unos años, lo vintage es una tendencia en decoración, como también lo es en otros campos que me encantan, como la moda o la ilustración. No sé si os ha pasado, pero yo me he quedado boquiabierta con el uso de antiguas puertas de madera como mesas, de escaleras o cajas de vino como estanterías, o de palets para todo tipo de muebles, o incluso como revestimiento de paredes. Un objeto que tampoco pasa desapercibido en esta tendencia decorativa son las lámparas. Lámparas que reutilizan antiguos objetos casi olvidados.

lámpara vasija transparente

Lámpara en una botella de vidrio transparente con pantalla

Todos estos elementos aportan ese toque vintage que buscamos a los ambientes —domésticos o no—, pero al mismo tiempo lo convierten en un espacio único, con personalidad. Hace que cada mueble, cada accesorio, sea exclusivo y tenga una historia detrás. Podría ser algo dejado por casualidad por un inquilino anterior, heredado de una rica tía lejana, o regalado por una vecina a la que ayudaste a buscar su gato cuando estabas de Erasmus en Inglaterra.

Os enseño algunas lámparas para que veais a lo que me refiero. Reutilizan para su base antiguas vasijas o botellas de vidrio, transparente o también vidrio verde, ¿por qué no? Una de mis favoritas es ésta, hecha a partir de un tarro de leche. El vidrio no es el único material que se reutiliza, también se hacen a partir de objetos de latón, objetos cotidianos que usaban nuestros padres o nuestros abuelos y hoy prácticamente olvidados, como esta lámpara hecha con un barreño o ésta con una cuba. El vidrio y el latón aportan la calidez y la sensación de hecho a mano, con cariño, soplado o golpeado por un maestro artesano.

lámpara barreño

Lámpara hecha con un barreño de latón

Estas lámparas quedan bien en ambientes vintage y en ambientes nórdicos, —blancos y geométricos—, donde rompen la sobriedad de las líneas rectas y les aportan el toque de “hogar” necesario. Pero también quedan perfectamente en una zona de estar de tintes industriales —ya sea porque tienes un loft o porque has comprado sillas metálicas y conservas las baldosas ya desgastadas—, y en espacios de trabajo donde transmiten cercanía.

lámpara tarro de leche

Lámpara en un tarro de leche

Me alegro de que de una forma u otra reciclar y reutilizar esté de moda, de que se usen objetos antiguos, y de que no sólo no se desechen, sino que cuenten con una segunda oportunidad que incluso mejora su función original. Es lo que se conoce como “Upcycling”. Y es que no me negaréis que es más agradecida la vida de lámpara de salón que de tarro de leche.