En cuanto a lámparas de sobremesa para poner el lado del sofá -o en la mesilla de noche-, parece que hay dos vertientes. La de la gente que entiende que es un objeto auxiliar y por tanto, la lámpara es pequeña, discreta y pasa desapercibida -no es más que un complemento-; y la de la gente que quiere focalizar la atención en ella y la lámpara es grande, vistosa, de colores llamativos. Pero pensando en esto, me he dado cuenta de que se nos escapa una vertiente más… la de lámparas de sobremesa altas pero de pantallas pequeñas o discretas.

Lámpara de sobremesa con pie alto

Lámpara de sobremesa con pie alto

 

Este híbrido es un término medio entre quien quiere que se sepa que está su lámpara ahí, pero sin tener que tener unas grandes dimensiones. Tiene algunas ventajas esta opción. Por un lado es perfecta para espacios pequeños en los que no tienes sitio para lámparas de pie -o incluso para espacios de techos altos pero no muy grandes en superficie-, permite en un momento dado independizar visualmente entre dos zonas de un mismo espacio y además, es un término medio entre una luz cercana al sofá y una luz de techo.

Lámpara de sobremesa con pie alto

Lámpara de sobremesa con pie alto

Me gusta este tipo de lámpara de pie alto. Aporta una desproporción muy simpática y añade un poco de originalidad a tu espacio, porque no es la típica lámpara que esperas. Os dejamos una pequeña selección de lámparas de sobremesa.