Lo que más me gusta de algunos de los estilos que más se llevan actualmente es el minimalismo, la sencillez, el dejar que las cosas sean naturales -o lo parezcan-, el dejar ver las entrañas, sin trucos. Hoy estoy pensando especialmente en estancias cuyas paredes -o mejor, una de sus paredes-, son de ladrillo visto. Es una forma de enseñar la esencia, la estructura, el origen y además, aporta un valor añadido a la decoración de esos espacios. Me hace gracia pensar en el ladrillo visto como comodín decorativo.

Estilo industrial en estancia con pared de ladrillo

Estilo industrial en estancia con pared de ladrillo

Este ladrillo puede tener varios orígenes: puede ser original y que siempre hayan estado allí -en ese caso estará cuidada e incluso pintada o barnizada-, puede ser un ladrillo que se ha recuperado picando la pared en una obra -lo que le da un toque más rústico, auténtico y tosco-, o puede ser un ladrillo en placas para revestir un paramento -hecho incluso de pladur-. Si no tienes la suerte de que aparezca ladrillo original detrás de la pintura, y se decide hace de forma “artificial”, hay que escoger muy bien el tipo de material para que parezca natural, y sobre todo, cuidar muy bien cómo se coloca… la junta entre placas puede ser muy chivada. Una vez decidido de qué manera tendrás un paramento de ladrillo en el salón, dormitorio o cocina, solo queda decorar acorde con él.

Mesa de forja estilo industrial

Mesa de forja estilo industrial

Lo cierto es que el ladrillo permite mucha versatilidad a la hora de decorar. Quizás me quedaría con dos estilos que quedan muy reforzados con la presencia del ladrillo: rústico o industrial. El estilo rústico afirma más la idea de ladrillo natural, sencillo, elementos del campo, cerámica, barro, algo más bien artesano. Combina muy bien con maderas en tonos naturales y algunas tapicerías. Al estilo industrial le va muy bien el ladrillo también. Refuerza el concepto de funcionalidad, de para qué revestir la pared, para que esconder la estructura, y hace combinación perfecta con el hierro, el bronce, el latón, etc.

Estantería de madera estilo rústico

Estantería de madera estilo rústico

En algunos casos se recupera el ladrillo y se restaura un poco si está dañado. En algunos casos se pinta de color blanco, por ejemplo. Este pequeño giro en la estética del ladrillo abre la puerta a otros estilos decorativos como el nórdico o el Shabby chic. Lo cierto es que el ladrillo es un material constructivo y decorativo de lo más versátil. Si lo tienes, consérvalo; si no lo tienes: consíguelo.