Seguro que la habéis visto últimamente en casa de alguien, en algún despacho, en alguna cafetería. O en alguna revista, en algún blog, en algún Instagram. Y es que la silla Eames es una de las sillas de moda. Dicen que los buenos clásicos nunca pasan de moda, o si llegan a pasar, luego vuelven -y con más fuerza-. Y debe ser verdad porque la silla Eames Plastic Side Chair fue diseñada en 1950 por el matrimonio Charles y Ray Eames para un concurso. Se convirtió en la primera silla de plástico fabricada industrialmente y actualmente hasta se ha reinterpretado, creando más variantes. No te pierdas la versatilidad de la silla Eames.

Silla Eames de ratán

Silla Eames de ratán

Lo bueno es que puedes usar esta silla en todos los ambientes de casa, desde el comedor hasta la terraza o jardín, la cocina, el estudio, las habitaciones. Es una silla de inspiración industrial que puedes ver con patas metálicas o patas de madera, que hace que combine perfectamente en el estilo nórdico, posiblemente el que las ha vuelto a traer a primera fila.

Silla Eames reposabrazos

Silla Eames reposabrazos

Además de la variedad de patas, esta silla se puede encontrar con reposabrazos y sin él, lo que la hace perfecta para sitios de más o menos comodidad, una visita en un despacho o una larga sobremesa en un comedor. Además, se ha hecho el modelo balancín, que la convierte en una perfecta butaca para el rincón de tu salón con alfombra de pelo y una taza humeante.

Silla inspiración Eames piel

Silla inspiración Eames piel

Más allá del color blanco, se ha reinterpretado en muchos colores y también en muchos materiales. Es posible encontrarla tapizada en tela, en piel, o incluso en ratán, lo que añade muchas más variables a las posibilidades de colocación y combinación. Porque claro, puedes tener muchas sillas iguales, o con pequeñas variaciones de color, o mezclar distintos acabados en un mismo conjunto de sillas Eames. Esto ya como siempre: ¿cómo de valiente eres?