La luz es muy importante en la decoración. No sólo el tipo de lámpara que se escoja -varias colgadas, alguna muy grande y puntual, lámparas de pie, varios puntos con lámparas de mesa, etc.-, sino también el tipo de luz que den. La luz puede ser más fría o más cálida, tener más o menos intensidad. Lo cierto es que muchas veces, hay espacios que requieren de distintas posibilidades para adaptarlo a distintos momentos del día, distintos usos o distinta compañía. Es por esto que no podemos obviar la iluminación con velas como un plan B en nuestros espacios exteriores, salones y dormitorios.

Portavelas tipo farolillo en dormitorio

Portavelas tipo farolillo en dormitorio

 

Ya sea en interior como en exterior, pueden utilizarse portavelas. Los ha habido toda la vida, pero lo cierto es que desde hace unos años, están formando parte de la decoración de espacios y, por tanto, existen muchas opciones. Muchas de ellas reinterpretan los quinqués de toda la vida, y otras, se atreven con un toque más minimalista o moderno.

Portavelas de metal

Portavelas de metal

Otra opción que seguro que conocéis es la de candelabros. Igual tenéis en mente estos candelabros de películas de miedo en las que de pronto se va la luz, o en mesas de esas larguísimas con cena para dos, separados cuatro metros entre ellos. Pero no, los candelabros también se utilizan hoy en día, en distancias más cortas y no es necesario que se vaya la luz para encenderlos.