Ya sabéis que me enamoro a menudo, hoy os vengo a contar mi historia de amor a primera vista con los muebles decapados. Se trata de una técnica bastante antigua, os sonará este acabado en blanco, que rememoran el estilo francés de siglo XVIII. Al fin y al cabo, el decapado es un tipo de acabado que añade un nuevo valor a un mueble antiguo que se va a restaurar, o que hace más original un mueble nuevo aún sin tratar.

Consola acabado decapado

Consola acabado decapado

Es un acabado de forma irregular, en el que se aprecia un efecto gastado o usado, intencionadamente desmejorado, que hace que de pronto tu mueble tenga historia a sus espaldas. De esta forma, un mueble nuevo adquiere la personalidad de mueble antiguo o recuperado, y puede formar parte tanto de un ambiente rústico, como vintage.

Cómoda tallada con acabado decapado

Cómoda tallada con acabado decapado

El hecho de que aparente un mueble antiguo no significa que sea clásico o serio. En la actualidad, al estar de nuevo de moda, también se aplican con colores más llamativos como azules, verdes, amarillos, que dejan ver a través de sus “desperfectos” el color de la madera o una pintura oscura, supuestamente anterior. Se convierte en un acabado divertido, flexible y con muchas posibilidades.

En un ambiente concreto se puede contar con un mueble grande con esta técnica como elemento protagonista, o bien crear un espacio de muebles y complementos con este acabado similar. Sea como sea, si no tienes muebles de una herencia de generación en generación, no renuncies a tus muebles decapados y a tu historia de amor con ellos, que aunque sean nuevos, cumplen perfectamente su función.

Lámpara con acabado decapado

Lámpara con acabado decapado