Este fin de semana me contaba un amigo que había ido a una fiesta temática. Qué recuerdos. De esas en que te metes muy en tu papel, te vistes según la época, se decoran las casas y hasta la comida tiene un aire retro. Él fue a una fiesta años 50. La suerte de esta estética es que no hay que irse a buscar ropa al baúl de los recuerdos de tu madre, ni a una tienda de disfraces, se trata de una tendencia muy vigente. Y en caso de no saber qué ponerte, siempre tienes la estética años 50 y sus referentes cinematográficos. ¡Que son muchos!

Se vuelven a ver corsés, faldas anchas o evasé, colores pasteles, estampados de topos, chaquetas deportivas, y en complementos, algo que me encanta y que a veces pasa desapercibido: las gafas cat-eye (ojo de gato). Y es que en los años 50 también había miopes. Y también había gente que no lo era pero que las usaba como un complemento más que completaba su look. Seguro que habéis visto estas gafas en mil películas, de memoria me suenan desde la señorita Moneypenny o Marylin, hasta Sofía Loren, pasando precisamente por alguna compañera de instituto de Sandy en Grease.

Cojín de jirafas con gafas ojo de gato

Cojín de jirafas con gafas ojo de gato

Si te toca hacer la fiesta temática en tu casa, elige esta estética, que es fácil de resolver. Seguro que en tu armario tienes ropa que le va genial, te pones un poco de cardado, tupé o gomina, haces unas hamburguesas -las más grandes que encuentres-, unos batidos hipercalóricos en vasos altos y por supuesto: decora con estos cojines de jirafas con gafas cat-eye, que me tienen enamorada desde que los vi. Los uso con y sin la excusa de la fiesta, y siempre pienso que me van a cantar: You’re the one that I love, you’re the one that I love, uh uh uh, honey!

Fotograma de la película Grease

Fotograma de la película Grease