¿Cuánto de nosotras revela un colgante? ¿Pueden unos pendientes convertirse en nuestra manera de expresar qué nos interesa? ¿Hasta qué punto el gusto, o el origen de los complementos que llevamos nos definen?

Hoy me he puesto algo filosófica, pero es que quiero hablaros del mar y de los campos de olivos, dos paisajes muy distintos entre sí pero que definen bien ciertas zonas de España… y que me dan pie a presentaros una colección especial de complementos, ¡que además son tendencia!

Sí, porque para Harpers Bazaar el hippie shake será una de las tendencias del año en la joyería y la bisutería. Una sacudida hippie que se dejará sentir en los materiales, las formas y el estilismo a la hora de llevar los complementos. Aunque más allá de recuperar los sesenta con motivos de flores y símbolos de la paz… la inspiración tiene más que ver con dos grandes temas: la investigación en formas y materiales que reflejen esa liberación, ese juego, ese romper con lo establecido propio de la época; y por otro lado, la importancia del aspecto orgánico, natural, de las piezas.

Rompiendo las formas

Rompiendo las formas

Incorporando motivos orgánicos

Incorporando motivos orgánicos

Hoy en El Mercado de María nos vamos a fijar en este segundo aspecto. Y qué mejor para ello que presentaros estos complementos de Carlos Reano. Una firma dedicada a la fabricación artesanal de piezas de joyería, escultura a pequeña escala y decoración. Al disponer de su propio taller, donde trabajan todas las fases del proyecto (desde el diseño hasta la comercialización), controlan de manera global el producto y dotan de coherencia al mismo, apostando por la calidad y el buen gusto.

Y como os apuntaba, la joyería con motivos orgánicos y naturales será una de las tendencias para los próximos meses, una línea que Carlos Reano lleva a su máximo esplendor en sus composiciones. Buen ejemplo de ello es su colgante erizo. Un colgante erizo triple, en bronce natural satinado con un cordón en seda dorada y fabricado artesanalmente.

colgante erizo

Carlos Reano también ha fijado su atención en el motivo vegetal de las hojas de olivo. Un hermoso árbol, de preciosas hojas, muy estéticas, a partir de las cuales ha desarrollado, por ejemplo, estos pendientes de olivo pequeños, en bronce patinado en verde y con enganche en plata de ley.

Pendientes olivo

Pendientes olivo

Como veis, las composiciones que Carlos Reano crea a partir de estos dos motivos son variadas en tamaños, formas y presencia, jugando con los erizos y las hojas de olivo para dotar a cada pieza, bien sea un anillo, una pulsera, un broche, un collar, o unos pendientes, de un aspecto único, pero siempre identificable.

Anillo erizo

Anillo erizo

Captura de pantalla 2015-02-03 a la(s) 11.26.27

Pendientes olivo volteados