Es la época en la que empezamos a preocuparnos de la operación bikini. O simplemente de un día para otro, hacemos memoria de excesos de los últimos meses y nos ponemos serios. Como tal, lo primero que te viene a la cabeza es comer ensalada. Así que fui fiel a mi primera corazonada y como estaba sola, me hice una ensalada para comer. El problema es que no acabó como la imaginé: ensalada originalmente light con final sorpresa de jamón de pato -ojalá la intención fuese lo que contase-.

Ensalada con jamón de pato

Ensalada con jamón de pato

 

INGREDIENTES:

  • Un paquete de lechugas variadas
  • Tomate Cherry (tantos como seas capaz de comerte)
  • Jamón de pato
  • Nueces
  • Aceite, vinagre, sal.

RECETA:

Utilicé una bolsa de lechugas de esas variadas, que vienen ya lavadas y cortadas, y muchísimos tomatitos cherry –que me comería como pipas fácilmente-, cortados  a la mitad. Ya solo quedaba un poco de aceite, vinagre, algo de verdecito y sal. Pero la miré, la volví a mirar y comprendí que no era muy nutritiva y además era muy aburrida. Me animé y le di un final sorpresa: unos trocitos de jamón de pato y unas nueces. Ahora sí que estaba bonita, y nutritiva, y lo del bikini: mañana.