Yo soy muy adicta a las habitas baby. Normalmente las hago con su cebollita y su jamón… pero me apetecía cambiar, un poco por el verano que ya está aquí, y un poco por mezclar sabores. La despensa mágica me hizo mezclar las habitas con salmón, queso fresco, nueces, pasas, lechugas en: Ensalada de habitas baby con explosión de color, sabor y por supuesto, nutritiva.

INGREDIENTES (como siempre, todo puede variar en función de vuestra despensa, pero ésta ya está probada y aprobada).

Ensalada habitas baby

Ensalada habitas baby

ELABORACIÓN (modo ensalada ON)

Las habas que utilicé tienen la ventaja de estar ya frititas. De ese modo, nos ahorramos el paso previo. Como siempre os digo, si vais a comprar alimentos que ya están un poco preparados, mirad bien dónde lo hacéis, para saber que se ha hecho la preparación con productos y procesos de calidad. Yo siempre compro estas cosas en el Mercado de María.

Las vertí en una fuente y le fui añadiendo el salmón -bien escurrido para que no esté tan aceitosa después-, el queso fresco también en dados y las lechugas variadas. Es el momento de pasar a los frutos secos que ya sabéis que tienen tantas buenas propiedades. Eso sí, mirad bien la proporción, no vayáis a convertir la ensalada en un plato de snacks para ver el fútbol. Yo le puse nueces y pasas y como toque mágico unos piñones -tan cotizados, tan exquisitos-.

Finalmente, podéis aliñar como queráis, podéis optar por aceite, vinagre y sal, que fue mi opción, eso sí, con un vinagre muy sabroso como el de Pedro Ximenez. Pero también podéis hacer una vinagreta en un momentito y añadírsela. Yo cuando hago vinagreta voy echando proporciones en un bote con tapa, lo cierro y agito como si fuera una maraca o un smoothie de piña tropical y yo estuviera en una playa desierta de aguas cristalinas… En fin, ya que estamos en casa, al menos disfrutemos de esta magnífica ensalada.