Ese día que no tienes previsto mucho jaleo, y de pronto se te llena la casa. Ese día en que haces el típico milagro casero de multiplicar la comida. Con  unas pechugas de pollo, unas setas deshidratadas y alguna hierba aromática, hice la base perfecta para cocinar para mucha gente. Con esta base saqué tres platos distintos, para los más light, para los de cucharón y para los más peques… es que mis invitados son muy selectos. Definitivamente llamaremos a este día, el día del pollo, las setas y los milagros caseros: arroz con pollo y setas, ensalada de pollo y setas, y fajitas suavonas de pollo.

INGREDIENTES:

  • Pechugas de pollo (descongelando desde el día antes)
  • Setas deshidratadas (fantásticas como fondo de despensa)
  • Perejil (vale otra hierba aromática que os guste)
  • Arroz
  • Ensalada de hojas variadas
  • Tortitas de maíz para fajitas
  • Salsa de tomate o queso (apta para niños)
  • Sal y pimienta
Pollo con setas

Pollo con setas

ELABORACIÓN (requiere de mucha coordinación):

En una sartén refreí las pechugas de pollo cortadas en tiras con aceite de oliva y un poquito de ajo, solo para darle un pelín de sabor. Mientras, fui hidratando las setas. Lo hice con agua tibia para ganar un poco de tiempo. Y además, a sabéis que me gusta conservar el agua de las setas lo reservé para el arroz de después.

Una vez tamaño y aspecto de seta normal, lo añadí a la sartén, sazoné todo con sal y pimienta y añadí un poco de perejil. Cuando ya estuvo todo doradito, lo aparté del fuego, y repartí en tres partes. La primera de ellas, la dejé enfriar para montar la ensalada; la segunda la reservé dentro del horno para que mantuviese un poco el calor; y la tercera la dejé en la sartén y le añadí puñaditos de arroz. Una vez que el arroz deja de estar transparente, añadí el agua de las setas (sigue calentito, favorece al arroz) y un poco más que me hizo falta, eso sí, previamente calentado. Mientras vigilaba el arroz (que no le faltase agua, rectificarlo de sal, etc.), añadí el pollo a una gran fuente donde había puesto las bolsa de lechugas, e hice una vinagreta suave para echarle por encima.

Finalmente, cuando el arroz casi estaba, puse tortitas a calentar y añadí el pollo y un poco de salsa de tomate, que es uno de los ingredientes que todo debe llevar, según los más peques. Pero podéis añadirle la salsa que queráis. Y listo, tres platos en uno. El milagro del pollo y las setas.