Las mesas de café, mesas de té, o mesas de centro o auxiliares -tal y como las conocemos ahora-, tienen su origen en el siglo XVIII en Inglaterra. Aunque pueda parecernos que son más antiguas porque hemos visto mesas con estilos que imitan épocas anteriores, todo apunta a que han sido los propios diseñadores y su necesidad de revival las que las han hecho que lo parezcan, pero que no existían como tal. Es curioso conocer el origen de las mesas de café y cómo llegan hasta hoy.

Las mesas de café nacieron en la época victoriana como mesa de madera donde apoyar la taza caliente entre sorbo y sorbo. A partir de entonces y gracias a los avances de la tecnología industrial, la mesa de centro se fabricó en masa, con distintos materiales y aplicando criterios de diseño vigentes en las vanguardias de cada momento. Estas mesas se convertirían de objetos selectos a un objeto de mobiliario al alcance de más gente.

Mesa baja de corte romántico en madera y MDF

Mesa baja de corte romántico en madera y MDF

 

De este modo, a partir de principios del siglo XX, los diseñadores y arquitectos de cada corriente artística se involucraron en el diseño de mobiliario y muy especialmente de la mesa de centro, para aplicar sus conocimientos sobre diseño industrial, materiales y estética, y hacer de ella un objeto simbólico. Si nos remontamos al movimiento Art Nouveau en el que ya se aceptaba y aprovechaba la fabricación en masa -los primeros movimientos artísticos fueron de rechazo-, sus muebles se caracterizaban por su libertad de formas, el rechazo a épocas anteriores y algunas formas orgánicas y naturales. Más adelante, el Art Decó modificó esas curvas orgánicas y empezó a hacer curvas geométricas e incluso a utilizar más la línea recta. Sus mesas de café se caracterizaban por el uso de metal y vidrio, incluso ahumado.

Mesa baja de madera de abeto y ruedas metálicas

Mesa baja de madera de abeto y ruedas metálicas

Posteriormente llegó la nueva generación de diseñadores y arquitectos de la Bauhaus -escuela de diseño alemana, mi época favorita-, que eliminaba todo posible ornamento, que hacía gala del lema “Menos es más” y que utilizaba nuevos materiales como perfiles tubulares de acero para las estructuras de las mesas. Estos movimientos sentaban las bases de la fabricación de muebles tal y como los conocemos, y muchos de sus diseños han inspirado o son la base de los que nos encontramos hoy en día.

 

Mesa baja de metal y vidrio e inspiración industrial

Mesa baja de metal y vidrio e inspiración industrial

 

Indudablemente, el diseño de mobiliario ha seguido evolucionando mucho y principalmente parece haberlo hecho hacia la funcionalidad, aunque también ha vuelto atrás para recuperar viejas formas y estéticas -retro, vintage-.

Mesa baja en aluminio y MDF que puede usarse como baúl

Mesa baja en aluminio y MDF de corte minimalista y que puede usarse como baúl

Lo cierto es que la mesa de centro es un elemento indispensable delante de nuestros sofás y sillones en nuestras zonas de estar, en salas de espera, en zonas lounge de bares o locales, y como tal, debemos elegirlas con intención.