Alguien nos ha dicho seguramente alguna vez que con espejos podemos conseguir más profundidad y luminosidad en una estancia pequeña. Pero más allá de las características que un espejo aporta a una estancia que ya sabemos, también se puede decorar con espejos. En una habitación no muy pequeña se puede optar por una composición de espejos, con distintos marcos, a distintas alturas que reflejen distintas zonas de la estancia. Este juego puede dar una personalidad muy especial a la habitación. Dale a tu estancia reflejos dorados.

Espejos dorados

Espejos dorados

Si además, de jugar con los distintos espejos y su forma, o el estilo de sus marcos, queremos dar un toque vintage, puedes escoger estos espejos en tonos dorados.  Imaginad el efecto que producen estos espejos en un espacio minimalista y de corte moderno. Conjuntados con tonos blancos, o negros. Si tu estilo es clásico, no hay más que hablar, tu opción está claro que es el espejo dorado, solo tienes que escogerlo con un buen marco.

Espejo dorado clásico

Espejo dorado clásico

Llegados este punto os planteo… ¿Estáis pensando todo el tiempo en una composición de espejos dorados vintage para el salón, verdad? Y por qué no extenderlo a todas las estancias de la casa. Piénsalo, van con todo: dormitorios, entrada, y por qué no, en el baño. El contraste con los azulejos y sanitarios blancos es bastante impresionante y le da un giro vintage inesperado. ¡Atrévete!

Espejo rectangular dorado

Espejo rectangular dorado