Hace un tiempo que las sillas metálicas volvieron a estar de moda. Posiblemente por el estilo industrial o vintage, pero vinieron para quedarse. Se usan tanto para interior como para exterior, y el uso del metal está unido al uso de colores llamativos y alegres, lo cual hace de ellas el perfecto complemento para mesas tanto metálicas como de madera y en cualquier ambiente. Si vamos un paso más allá, un uso más estructural y funcional de las sillas metálicas y que está siendo una gran sensación es la silla de rejilla metálica. Da un toque moderno, funcional y elegante con sillas de rejilla.

Sillas de rejilla

Sillas de rejilla

Además de sus posibles bondades en cuanto a menos material (menos peso, menos precio), el hecho de ser más transpirables, etc., también aportan un toque mucho más liviano al espacio. Estas sillas dan un aire de ligereza que las hacen perfecta para exteriores veraniegos. En el patio o jardín, o incluso al borde de una piscina. Dan un toque funcional y moderno, e incluso puede jugarse con el color, pueden escogerse cromadas o incluso aprovechar las múltiples opciones de colorido que aporta este material y su versatilidad, o combinación de materiales.

Silla rejilla con asiento similpiel

Silla rejilla con asiento similpiel

Si nos fijamos únicamente en la forma, continuando con esa idea moderna, versátil, funcional y dinámica, podemos combinar el metal con algo tan diferente como el mimbre. No deja de ser una silla de exterior en verano, pero además, se convierte en un sillón acogedor también para el invierno, más templado. Existen múltiples combinaciones para esta tipología de silla, os dejamos algunas opciones.

Silla rejilla y mimbre

Silla rejilla y mimbre