El otro día recibí LA LLAMADA. Esa llamada de tu amiga que dice que esta en la cola de un asador y que va para tu casa con un pollo. Que tiene que contarte. Y bueno, seamos honestos: a todos nos apetece un pollo asado de vez en cuando. Mi mente empezó a maquinar para hacer algo para acompañar, algo con verdura, para cumplir con el cupo de comida sana. Rápidamente improvisé un plato de brócoli y coliflor con salsa de parmesano para acallar conciencias.
INGREDIENTES:
Brócoli (arbolitos al gusto)
Coliflor (arbolitos al gusto)
Cebolla
Ajo
Sal
Láminas de parmesano para gratinar al final (opcional)
Brocoli y coliflor con salsa de parmesano

Brocoli y coliflor con salsa de parmesano

PREPARACIÓN (para dos personas y el tiempo que hay desde el asador hasta mi casa en bicicleta)
Herví el brócoli y la coliflor. Saqué el brócoli primero y dejé la coliflor un poco más, que se hace más lenta. Mientras, fui marchando un refrito de ajo y cebolla, picados finitos. Cuando estaba dorado, añadí los arbolitos varios, hasta que se mezclasen bien. Un poquito de sal  y pimienta si queréis, dependiendo de la salsa que le añadáis.
Una vez que estaba todo ya cocinado, añadí el bote de salsa y mezclé bien a fuego medio durante cinco minutos, para que se homogeneizase todo. Y listo. Es un plato muy rápido. Como me sobraban unos minutos, lo puse en una fuente para horno y le corté unas laminitas de parmesano de cuña y lo gratiné un poco, para que cogiese color doradito y crujiente. Y listo para acompañar al pollo asado, sus patatas y su salsa para mojar, sin remordimientos de conciencia.