Cuando montas una casa o un espacio superminimalista, donde todo son líneas simples, rectas, donde todo está a la vista, crees que puedes vivir sin un solo espacio de almacenaje, sin un cajón. Pero la vida práctica es otra cosa, así que hay que rendirse y dejar entrar en tu espacio minimalista algún mueble para almacenar. Pero no os preocupéis, almacenar no es sinónimo de esconder, las cajoneras y cómodas pueden ser parte de la decoración como otro mueble más. Elige bien.

Cómoda

Cómoda

Y es que las propias cómodas pueden tener estilos distintos: clásico, vintage, rústico o industrial. Su apariencia exterior puede cuadrar perfectamente con el estilo que tengas en casa. Existen infinidad de materiales y acabados que convertirán a ese mueble que siempre has relegado un poco -incluso al interior de los armarios-, en una pieza principal en casa.

Cómoda piel

Cómoda piel

Pueden tener cajones más grandes o más pequeños, con mucha profundidad para ropa, o menos para papelotes, depende de dónde lo pongas en casa, así le darás un uso. Y es que no debemos tampoco dejar relegadas las cómodas a los dormitorios o a las ropas, en el resto de la casa hay mucho que almacenar y tienen unos acabados tan bonitos que querrás ponerlos en cualquier lado.

Cómoda estilo nórdico

Cómoda estilo nórdico

Además, la superficie superior de la cómoda, permite que puedas seguir decorando como si fuera una mesa auxiliar alta, o una vitrina baja. Puedes completar con jarrones y flores, marcos, lámparas. Adáptalo también al espacio de la casa en el que lo estés usando. Recuerda, almacenar no es esconder, saca las cómodas a pasear. Te dejamos ideas.