Gafas, en la línea disruptiva