El blanco nunca falla para dar elegancia