Qué azul eléctrico, qué preciosidad