¿Y los complementos? En la línea disruptiva